5cbc58db-0619-4313-a5a7-d8fc77adc24a.JPG

ley del tiempo

La Ley del Tiempo afirma que la galaxia y todo lo que hay en ella se mantiene unido por una frecuencia de tiempo común, una constante de proporción 13:20, que mantiene todo en una condición unificada a través de la sincronización. Esta relación 13:20 puede encontrarse en el cuerpo humano, con sus 13 articulaciones principales y sus veinte dedos de manos y pies.

Por el contrario, la civilización moderna opera con una frecuencia mecánica artificial e irregular o proporción 12:60 (calendario de 12 meses, reloj de 60 minutos) esta es la frecuencia artificial, que es un paradigma o sistema de creencias en el que vive la raza humana. Este sistema de creencias es mantenido por el calendario gregoriano del Vaticano que crea el paradigma mundial de que el tiempo es dinero.

Estos números 1260 y 1320 son claves para el descubrimiento de la Ley del Tiempo y la profecía de Pacal Votan. La tumba de Pacal estuvo sellada precisamente durante 1260 años antes de ser abierta (desde el año 692 hasta 1952). Y en 2012 habían pasado 1320 años desde su apertura. (1320 es también un anagrama de 2013, que fue el año de la Sincronización Galáctica).

Toda la Tierra está ahora encapsulada en esta frecuencia de máquina artificial que está destruyendo nuestro planeta al interrumpir la homeostasis que mantiene todo en equilibrio. Cuando la homeostasis está lo suficientemente perturbada, es inevitable que se produzca un cambio.

La aparente crisis que el mundo está sufriendo ahora es el efecto de la transición biosfera-noosfera, el cambio caótico y disipativo hacia el nuevo orden de la realidad planetaria.

La Ley del Tiempo también toma la forma de la ecuación T(E) = Arte.

                                                                                T   (E) = Arte

(E)nergía factorizada por T(iempo) (frecuencia 13:20) = Arte, donde el Arte es la forma, la cualidad y el proceso que distingue a cualquier fenómeno de tercera dimensión, (E)nergía, ya sea una roca, una flor, una estrella o un ser humano. La Ley del Tiempo afirma que la calidad de la belleza en la naturaleza es suprema; es una función científica y matemática del tiempo de cuarta dimensión.

13 LUNAS DE PAZ

El calendario de las 13 Lunas es un ciclo solar-galáctico que engrana el ciclo solar de tercera dimensión de 365 días con el ciclo galáctico de cuarta dimensión (Tzolkin) de 260 días cada 52 años.

La órbita de 365 días de la Tierra alrededor del Sol se divide naturalmente en trece secuencias de 28 días (13×28=364) que corresponden a las trece lunaciones que ocurren durante un año solar, más un día extra, el 25 de julio, el Día Fuera del Tiempo, un día para practicar el tiempo es arte y la paz a través de la cultura. Su uso diario ayuda a entrenar la mente en el umbral de la conciencia galáctica.

El calendario de 13 Lunas/28 días abarca y sincroniza todos los verdaderos sistemas calendáricos y matemáticos, desde los calendarios lunares, a la cuenta larga maya, a las runas Elder Futhark, a los hexagramas del I Ching. En otras palabras, este sistema revela una matriz maestra, que contiene todos los demás sistemas.

En el calendario gregoriano hay poco orden cíclico o periódico. Los meses son desiguales; la duración de los meses no se corresponde con el número de semanas de siete días, y los números cambian cada mes. No existe ritmo, existe arritmia.

Véase también

Detén el tiempo: un manual de 13 lunas.

La Reforma del Calendario y el Futuro de la Civilización

Reforma del Calendario (resumen)

Tiempo, calendario y consciencia

Nadie es dueño de la biosfera. Nadie es dueño del tiempo.
El verdadero tiempo no produce dinero. El tiempo es de la biosfera.
13 Lunas/28 días es la medida de la biosfera
del ritmo biológico humano anual. 28 días, trece veces al año, es el ciclo medio de la menstruación femenina humana. Todo nace de la mujer.
El calendario gregoriano de 12 meses
no tiene nada que ver con el ritmo biológico anual de la especie humana en armonía con la biosfera.

Un reloj no mide el tiempo.

Un reloj mide incrementos de espacio que, proyectados como incrementos de tiempo, se valorizan... en unidades monetarias.







“Todo está en un estado de sincronicidad. De hecho, eso es a lo que la ‘Ley del Tiempo’ se refiere como el ‘orden sincrónico’. El tiempo es la cuarta dimensión. El orden sincrónico es a la cuarta dimensión del tiempo lo qué la gravedad es a la tercera dimensión del espacio. Lo que mantiene todo unido. Y estamos también en la cuarta dimensión y en la tercera dimensión al mismo tiempo. La cuarta dimensión es mayor que y abarca la tercera dimensión. La tercera dimensión es física – es el espacio. Puedes tocarlo, verlo, y podemos sentir lo que es. Tiene textura, color y sonido, lo que quieras. Pero muéstrame donde está el tiempo. No está en el reloj. No puedes tocar el tiempo. No puedes ver el tiempo. Tal vez con un sentido interno puedes sentir el tiempo. Así que, el tiempo es de la mente, al igual que la tercera dimensión es el espacio de la materia. El tiempo es de la mente. Ahí es donde existe el tiempo“.

– José Argüelles / Valum Votan

El descubrimiento de la Ley del Tiempo es la revelación de una verdad científica tan fundamental y que ha eludido la ciencia humana durante tanto tiempo, que su presentación asume íntegramente y revoca la antigua ciencia en su totalidad. Sus conclusiones son tan profundas, sus consecuencias para el futuro de la sociedad humana son tan urgentes y radicales, que es obligatorio que el descubrimiento de la Ley del Tiempo se traslade de inmediato a la atención de todos los líderes mundiales.

El tiempo es la cuarta dimensión. El tiempo es una frecuencia. Una frecuencia de tiempo común que gobierna y da forma a todos los fenómenos tridimensionales. Esta frecuencia es una relación precisa, matemáticamente expresada como 13:20. 

La Ley del Tiempo es una ley y un principio universal. Que declara que el tiempo es el factor universal de sincronización. 

La Ley del Tiempo distingue entre una frecuencia de tiempo natural que rige el orden universal, y una frecuencia de tiempo artificial que establece a la civilización humana moderna separada del resto de su entorno, la biosfera.

El efecto de basar una civilización con factores del tiempo artificial - un calendario irregular y el reloj mecánico - se ha traducido en la creación de un manto artificial global, la tecnosfera. Al consumir los recursos naturales más rápido de lo que pueden ser reemplazados y crear más residuos de los que se pueden eliminar, la tecnosfera opera a expensas de la biosfera. De ahí, la crisis global actual.

La Ley del Tiempo afirma que todos los trastornos del planeta y el caos social que estamos viviendo actualmente están directamente relacionados con el hecho de dar prioridad a las leyes humanas y la tecnología de las máquinas, en lugar de Orden Divino y la Ley Natural. Esto es debido a vivir en una falsa percepción colectiva del tiempo conocida como la frecuencia 12:60. Esto se refiere al ciclo de 12 meses del calendario gregoriano irregular al ritmo del reloj de 60 minutos.

La Ley del Tiempo también toma la forma de una ecuación:

T(E) = Arte

En la frecuencia 13:20, el TIEMPO ES ARTE. En la frecuencia 13:20, el cultivo espiritual es el objetivo número uno. En la frecuencia 13:20 la sincronicidad es la norma. Todo está siempre en perfecto orden. Todo está siempre a tiempo. Todo es siempre nuevo. Cada día es un desarrollo cósmico.

“La esencia del descubrimiento de la frecuencia de tiempo es una muy simple. El 12:60 refiere a un orden del tiempo inconscientemente aceptado que es artificial en naturaleza. Doce se refiere a la codificación del tiempo diario en un calendario irregular y arbitrario de 12 meses, originado en Babilonia. La forma histórica final del sistema de 12 meses fue instituido en 1583 por el Vaticano como el calendario gregoriano, el cual ahora es aceptado como el estándar en uso en todo el mundo. 60 se refiere a la división igual de arbitraria del día en 24 (2 x12) horas de 60 minutos cada una. El resultado del 12:60 es la creación de una frecuencia de tiempo cuyo campo mental de consciencia está dominado por la mecanización y una ciencia tridimensional del espacio-materia. La aceptación inconsciente de esta frecuencia de tiempo 12:60 es el factor que más contribuye al problema de alienación humana de la naturaleza”. 
 
– José Argüelles, El Llamado de Pacal Votan

LA CUENTA SAGRADA DEL 13

¿Por qué  13 Lunas?

4-fases-lunas.jpg

La medida de 28 días es el estándar armónico que coincide con mayor precisión el ciclo real del ciclo de rotación de la Luna. Como un producto de 4×7, el ciclo de 28 días también contabiliza la medida de las cuatro fases de la Luna.

El sincronario de 13 Lunas está basado en el ciclo lunar armónico de 28 días. Es la cantidad de tiempo que tarda la luna en orbitar la Tierra, vista desde el espacio exterior. Durante este tiempo gira sobre su eje una vez, y esa es la razón por la que siempre estamos viendo el mismo lado de la Luna. La Luna gira 13 veces sobre su eje en el tiempo que la Tierra gira una vez alrededor del Sol, de ahí las 13 Lunas.
Comúnmente los calendarios de fases lunares utilizados son de hecho medidas del ciclo sinódico de la Luna, de Luna nueva a Luna nueva como se ve desde la Tierra, que es un ciclo de 29,5 días, o doce meses lunares de un año lunar de 354 días.
La otra medida lunar vista desde la Tierra, es el ciclo sideral, la medida del tiempo que toma la Luna en volver al mismo lugar en el cielo. La medida sideral es de 27,3 días. Al compararlos tenemos 13 ciclos de la medida sideral por 12 del sinódico.
La medida de 28 días es el estándar armónico que coincide con mayor precisión el ciclo real del ciclo de rotación de la Luna. Como un producto de 4×7, el ciclo de 28 días también contabiliza la medida de las cuatro fases de la Luna.
“El calendario de Trece Lunas es una herramienta evolutiva para ayudar a la humanidad en el acto sin precedentes de unificarse en un tema central para su completo bienestar: el tiempo. La convergencia armónica de la human­idad en esta cuestión, combinada con el fin ineludible, la perfección y simplicidad de seguir el calendario de 13 Lunas elevará a la especie como un todo simultáneo en la frecuencia del tiempo galáctico del 13:20”.
- José Argüelles/Valum Votan, El Llamado de Pacal Votan
El sincronario de 13 Lunas de 28 días es una matriz de tiempo espacio armónica. La Luna tarda 28 días en orbital el Sol; ello hace que la orbite 13 veces cada año. El estándar de tiempo es el ciclo de 28 días, que se llama LUNA, porque es la media entre el ciclo sinódico de la Luna de 29,5 días (de luna nueva a luna nueva) y el ciclo sideral de la Luna de 27,1 días. Por tanto, es una medida de la órbita solar de la Tierra que utiliza el estándar lunar de 28 días. Esto crea una medida orbital perfecta de 13 Lunas de 28 días, totalizando 364 días, o 52 semanas perfectas de 7 días cada una. Debido a que el 365º día no es en absoluto un día de la Luna o semana, se conoce como el “DÍA FUERA DEL TIEMPO” – ¡un día para celebrar la paz a través de la cultura y el tiempo es arte!
sincronario perpetuo sin tzolkin.png
El sincronario de 13 Lunas de 28 días es un nuevo estándar del tiempo para todas las personas en todas partes que desean un mundo genuinamente nuevo. Si el calendario y el tiempo que seguimos es irregular, artificial y mecanizado, así se convierte nuestra mente. Como es nuestra mente, así se convierte nuestro mundo, así es nuestro mundo actual: Irregular, artificial y mecanizado. Pero si el calendario que seguimos es armónico y en sintonía con los ciclos naturales, así también se convertirá nuestra mente, y así podemos volver al camino de una vida más espiritual y en armonía con la naturaleza.
El sincronario de 13 Lunas sincroniza los ciclos solar y galáctico el 26 de Julio correlacionándolos con la estrella Sirio. Cada una de las 13 Lunas tiene un poder, acción, y cualidad que define un programa anual para sincronizar nuestra consciencia con los ciclos galácticos.
Como una medida perfecta del tiempo cósmico, este calendario es realmente un SINCRONARIO, un instrumento para medir la sincronicidad. Seguido diariamente, nos da una nueva lente con la que percibir los eventos. ¡EN EL NUEVO TIEMPO, LA SINCRONICIDAD ES LA NORMA!